Para poder hablar de la refrigeración comercial es importante que se conozca en qué consiste el proceso básico de refrigeración, solo así se comprenderá su impacto y necesidad a escala industrial. Así pues, este proceso consta, a grandes rasgos, en poder bajar o mantener el nivel de calor de un artículo o espacio. Pero, es esencial partir de la siguiente consideración: el frío no es el principal agente, se trata más bien de la cantidad de calor que existe y esta será la medida, hacia la que se le sume o se le reste energía.

La refrigeración es, en consecuencia, un proceso termodinámico, en el cual se extrae calor del objeto que se quiera o necesite enfriar, llevándose a través de su sistema, la energía excedente para que se mantenga el producto en cuestión. Para lograrlo, se utilizan líquidos llamados refrigerantes.

Entre las formas más antiguas para enfriar un cuerpo, líquido o material, se hacía a partir de un proceso adiabático, el cual consiste en no compartir el calor con el entorno, por otra parte, también se hacía uso del hielo o nieve que se formaba naturalmente. Un ejemplo de ello es que para enfriar el agua, se bajaba nieve de la montaña y se guardaba en pozos de nieve o en lugares aislados dentro de las casas, las cuales se les denominaba “neveras”.

Hoy en día se tiene un sinfín de formas en las que se puede ocupar la refrigeración, tanto para conservar alimentos o inclusive, para poder llevar procesos industriales, ya que muchos de los materiales necesitan estar en un grado térmico especial. En general, las aplicaciones de la refrigeración son:

  • Conservación de alimentos: es necesario hacer uso de hielo o líquidos refrigerantes que evitan la descomposición del producto con el calor.
  • Climatización: para lugares en los que se debe alcanzar un grado de temperatura adecuado para el confort de los individuos.
  • En los procesos industriales es necesario para poder enfriar maquinaria para su correcto uso, un ejemplo de ello son las máquinas de producción de energía nuclear.
  • En la refrigeración de motores de combustión interna, los cuales producen altas temperaturas, mismas que se reducen a través de líquidos refrigerantes.
  • Muchos de los aparatos electrónicos requieren de refrigeración, la cual se alcanza mediante un ventilador que tiene el fin de hacer circular el aire.

Además de las aplicaciones que acabamos de mencionar, es necesario que se destaque que existen cinco modalidades básicas de uso, las cuales son: refrigeración doméstica, refrigeración comercial, refrigeración industrial, aire acondicionado para interiores, acondicionamiento de aire industrial para los procesos específicos. Sus características son las siguientes:

  • Refrigeración en casa o doméstica: este proceso se centra en aparatos domésticos como lo son los refrigeradores y los congeladores, debido a su gran demanda en los usos diarios de la vida, la refrigeración representa un nicho significativo en la industria de los electrodomésticos.
  • La refrigeración comercial hace referencia a la creación, instalación y mantenimiento de cada uno de los equipos que necesitan los establecimientos comerciales para venta al público. También se encuentran aquellos que se dedican a almacenar, mostrar o manipular productos que son perecederos.
  • Para la refrigeración industrial, que es aquella que puede alcanzar hasta los – 60°C, además de ser más grandes que los equipos que se ocupan en el área comercial, se caracterizan por necesitar mayor potencia y un protocolo de seguridad más amplio para su empleo. Entre sus usos podemos encontrar: plantas de hielo, plantas de almacenamiento de alimentos, plantas industriales, etc.
  • Acondicionamiento de aire: consiste en el acondicionamiento del aire en algún área o espacio designado, además, no solamente se controla la temperatura del espacio, sino también la humedad y el movimiento del aire, incluyendo filtrado y limpieza del mismo.
  • Acondicionamiento industrial: el acondicionamiento del aire de espacios o lugares no tiene un límite, pues se basa en enfriamientos térmicos y proceso de humidificación, así como deshumidificación de diversos tipos de materiales, formas, temperatura, pesos y condiciones. Entre los productos que usan estos sistemas en la industria, se encuentran los embutidos, pescados, jamones, pieles, enfriamiento de agua, así como de plásticos de inyección, etc.

En Unifrio entendemos la necesidad de manejar el calor de los diferentes tipos de productos perecederos. Somos una empresa que se dedica a diseñar, fabricar, montar, mantener y vender todo tipo de sistemas de refrigeración en México. Nuestras acciones se dirigen a aquellas empresas que son del sector económico, como pueden ser centros comerciales o tiendas de conveniencias.

Así pues, nos dedicamos a diseñar cuartos fríos con una presentación impecable, para todos los tipos de usos, así como el tamaño en el que se requiera. Además, nos dedicamos a construir proyectos de refrigeración industrial, la cual requiere de equipos de alta calidad, asimismo se busca que el ahorro de energía y su rendimiento sean remarcables. Nos gusta satisfacer a nuestros clientes con cada uno de los trabajos que realizamos, pues de ello depende nuestro éxito.

Además de esto, nos dedicamos a realizar proyectos de aire acondicionado, en donde utilizamos la más alta tecnología para poder brindarle a nuestros clientes la mayor satisfacción en el espacio en el que busca controlar el calor. Así, podemos garantizar que la calidad de vida de los mismos sea más larga, al utilizar materiales de punta y de la mejor calidad.

Asimismo, en Unifrio contamos con un equipo especializado para la creación y diseño de cualquier tipo de equipo para refrigeración industrial o comercial que usted requiera, ya que buscamos brindarle la mayor variedad posible en nuestros productos y servicios. También contamos con un equipo de atención al cliente que le ayudará a  resolver cualquiera de las dudas que tenga. Llámenos y nosotros nos contactaremos con usted. Somos la mejor opción en el mercado.