El clima, el ambiente y la temperatura son elementos que tienen una gran importancia en cualquier lugar, pues de esto depende la facilidad que se tiene para realizar ciertas actividades, la preservación de algunos productos, tener las condiciones ideales para algunos procesos de producción e incluso simplemente el hecho de sentirse cómodo en un lugar. Es por esto que los equipos de aire acondicionado son sistemas sumamente solicitados tanto con fines comerciales, como industriales y domésticos.

Pero el proceso para tratar el aire que realizan este tipo de aparatos, si bien puede no resultar tan complejo, es uno de los procesos más completos, sobre todo cuando se trata de ambientes donde predominan las altas temperaturas y mucho más si se requiere tener niveles específicos de calor o frío.

Se puede definir de manera simple que el acondicionamiento del aire es el proceso por medio del cual se enfría, limpia, purifica y distribuye el aire contenido en algún sitio o espacio, al mismo tiempo que se controlan aspectos como la humedad, la presión y la temperatura.

El proceso que lleva a cabo este tipo de aparatos consiste en regular las condiciones de temperatura, humedad y limpieza que se tienen en el espacio donde se ha emplazado el sistema. Por lo tanto, existen dos opciones que puede ofrecer un equipo de este tipo: la primera es la calefacción; la segunda, la refrigeración o enfriamiento. Pero, sea cual sea la opción que elija el usuario, otros procedimientos que realizan los sistemas acondicionadores de aire son la renovación, el filtrado y la climatización del aire.

La función que realizan los equipos de aire acondicionado inicia cuando el dispositivo se emplaza en un lugar, entonces el sistema toma o capta parte del aire disponible en el espacio, el cual es enviado al interior del aparato, pasa por tubos, bobinas, ventiladores que se encargan de enfriar o calentar el aire y después es devuelto al lugar, pero con una menor o mayor temperatura que la que tenía al ingresar al dispositivo. Cabe mencionar que solo una parte del aire captado es devuelto, pues el resto se expulsa fuera del cuarto que se desea acondicionar o en dirección contraria a la zona que se está acondicionando.

Para lograr que el proceso sea exitoso se requiere de una serie de elementos con los que debe contar el sistema, entre los que se encuentra el condensador, los ventiladores, los difusores, la sustancia refrigerante, termómetros, manómetros y algunos otros. Por supuesto, muchos de estos elementos están ubicados en puntos específicos del diseño con el objetivo de cumplir con su función de la manera más eficiente posible.

Como es bien sabido, este tipo de sistemas tienen la función tanto de ofrecer calefacción como enfriamiento, sin embargo, el uso más frecuente que se le da a este tipo aparatos es el de enfriamiento del aire, sobre todo cuando se trata de equipos de uso comercial e industrial.

Al respecto, existen dos diferentes métodos que utilizan los sistemas acondicionadores de aire, que son los sistemas autónomos y los sistemas centralizados. La diferencia en cuanto a funcionalidad radica en que el sistema autónomo puede producir tanto aire caliente como aire frío y por lo tanto cumplir con las necesidades de calefacción como de enfriamiento. Por su parte, los sistemas centralizados se encargan principalmente del tratamiento del aire, sin dejar de lado su función de captar y expulsar aire caliente o frío.

En este punto es necesario aclarar que es muy común que los equipos de aire acondicionado sean incluidos en la gama de productos y equipos de refrigeración, lo cual no es erróneo, pero se debe tener en cuenta que un sistema acondicionador del aire no solo cumple con la función de enfriar, sino también es capaz de proveer calefacción a un lugar. Aunque también es necesario mencionar que sí existen dispositivos acondicionadores que únicamente enfrían, sobre todo cuando se trata de dispositivos industriales.

Además de lo anterior, es mucho más común que este tipo de aparatos se utilicen en ciudades, lugares e instalaciones donde predomina el calor, por lo tanto su uso más frecuente es como emisor de aire frío.

Adicional a esto, también se debe tomar en cuenta que el tratamiento, purificación y limpieza del aire es una de las funciones más relevantes de estos sistemas, pues a pesar de no ser considerada y que muchos usuarios desconocen la función, la calidad del aire en un lugar se ve considerablemente mejorada cuando se tiene un sistema acondicionador.

Por lo anterior es que en el mercado actual existe una gran cantidad, oferta y variedad de equipos de aire acondicionado, que pueden tener diferentes utilidades, tamaños, precios y funciones, todo esto dependiendo del diseño del artefacto y el sector al que está dirigido: doméstico, industrial o comercial.

Entre los modelos más comunes que se pueden ver en el mercado están los sistemas de ventana, los split y minisplit (ya sean de techo o de pared), los sistemas portátiles, sistemas centrales o los roof-top, entre otros.

La gran mayoría de sistemas suelen tener diferentes características y otras similares, la elección del modelo a utilizar depende por completo de las condiciones que se tengan en el lugar que se instalará y el tipo de condiciones que se desean obtener con el aparato. Por lo tanto los precios, formas de instalación, mantenimiento, consumo de energía, cantidad de ruido, rango de temperatura, tamaño y usos, suelen variar de modelo a modelo y de un tipo de sistema a otro.

Unifrio es una empresa que lleva casi una década en el mercado de la refrigeración, pero a pesar de su juventud, es actualmente una de las mejores compañías dedicadas al diseño, fabricación, instalación y mantenimiento de sistemas de refrigeración y enfriamiento en México.

En lo que respecta a equipos de aire acondicionado, Unifrio cuenta con sistemas que utilizan la mejor tecnología disponible, lo que garantiza un funcionamiento ejemplar, además de ofrecer diferentes sistemas para las diferentes necesidades que tienen los consumidores. Entre los modelos incluidos en la línea de acondicionamiento de aire que tiene Unifrio están los sistemas de ventana, Art Cool, deshumidificadores, portátiles, Neo Plasma Plus, entre otros.

En conclusión, el aire acondicionado es una de las necesidades más frecuentes que tiene el ser humano, pero que pocas personas satisfacen. Por ello, Unifrio ofrece los mejores sistemas con las mejores condiciones para mantener el mejor ambiente: limpio, cómodo y fresco.