Buen día, tarde o noche tengan cada uno de nuestros lectores. Siéntanse bienvenidos en este portal electrónico, con el que brindamos información relevante sobre los diversos servicios y mercancías que prestamos a la población en general y a las industrias mexicanas. Esta vez, queremos hablar sobre uno de los productos que ofrecemos en nuestro amplio catálogo de sistemas refrigerantes, con el que nos hemos posicionado como una firma de confianza para las pequeñas, medianas y grandes empresas, sobre todo para aquella porción del sector industrial involucrado en la venta, distribución o producción de comestibles, a saber, las cámaras frigoríficas.

Se trata de una tecnología que ha sabido adaptarse con suma facilidad y eficiencia a los procesos productivos y comerciales de la industria alimenticia, entre otras, por tal motivo, no debe de faltar en aquellos negocios y compañías que deseen optimizar sus procesos. Sin más dilaciones, comencemos con esta publicación que esperamos sea amena para nuestros queridos lectores.

¿Qué es una cámara frigorífica?

Con el término “cámara frigorífica” se comprende a diversas instalaciones en las que son almacenados comestibles variados, como son los vegetales y las carnes, para su comercialización y consumo ulterior. Es por ello que están destinadas a los establecimientos comerciales e industriales, los cuales dependen de sistemas de congelación y/o refrigeración que les permitan conservar los alimentos antes de que lleguen al consumidor final. Las industrias que más ventajas tienen con la producción de corrientes frías en el interior de cámaras o habitaciones son la agroalimentaria, la química, la sanitaria y la farmacéutica. Estas instalaciones son de suma importancia para mantener condiciones de humedad, temperatura y composición gaseosa, propicias para la conservación de orgánicos.

Las hortalizas y las frutas son productos que suelen descomponerse con prontitud. Después de ser cosechadas, se da apertura a un proceso durante el cual son combinados los azúcares con el oxígeno del ambiente, generando así agua y anhídrido carbónico hasta la maduración íntegra de los vegetales. Este proceso es llamado “respiración”. A la par, los microorganismos dispersos en el ambiente se reproducen y alimentan con suma velocidad, descomponiendo los tejidos de los orgánicos. Si estos alimentos son almacenados a temperaturas más bajas que las presentes en el medio se alarga su duración incluso por meses, según el tipo de vegetal. Por su parte, la carne no posee un proceso natural de respiración como las frutas y hortalizas, más son igualmente vulnerables a que sus tejidos sean deteriorados por los microorganismos que pululan a temperatura ambiental.

Gracias a los sistemas refrigerantes este proceso de deterioro causado por los organismos microscópicos es evitado, permitiendo la conservación de la carne también durante días e incluso meses. Con lo dicho hasta aquí se entenderá que, pese a haber muchos métodos de conservación de orgánicos desde el pasado hasta el presente, las cámaras frigoríficas son la alternativa más viable para la económica mundial basada en las dinámicas industriales, en las que circulan cada día millones de comestibles destinados al consumo humano.

Materiales usados en la construcción de cámaras de refrigeración.

A la hora de escoger un sistema refrigerante para uso comercial o industrial, es importante elegir con prudencia el aislamiento térmico que poseerá la cámara. Para ello debe prestarse atención a los siguientes puntos:

  1. El tipo de aislante que se usará.
  2. El espesor del aislante tipo sándwich.
  3. Las pérdidas de valores térmicos a través del material aislante.
  4. El proceso de construcción e instalación del aislamiento térmico.
  5. Las uniones y los sistemas de juntas que darán estabilidad a la cámara.
  6. Las densidades empleadas.

Omitir estos aspectos significa un error que se reflejará a largo o mediano plazo en gastos de mantenimiento, facturas energéticas, remplazos de piezas, entre otras situaciones desventajosas. Por ello es de suma importancia que acuda a una firma experta en la construcción de cámaras frigoríficas como la nuestra, Unifrio, donde sean considerados con seriedad cada uno de los puntos enlistados.

Según un gráfico de equivalencias, 100 mm de espesor de un panel tipo sándwich de poliuretano ofrece los mismos resultados en cuanto a aislamiento térmico que 146 mm de poliestireno expandido, 150 mm de poliestireno extruido, 150 mm de fibra mineral y 167 mm de madera, por lo que al instalar una cámara con paneles de espuma rígida de poliuretano ahorrará mucho espacio y obtendrá óptimos resultados.

Como puede observarse el panel de poliuretano es el mejor como aislante del calor, asimismo, pudo observarse que el espesor de los paneles influye considerablemente en la capacidad interna de refrigeración de las cámaras. Otras ventajas del poliuretano frente a los demás materiales aislantes es que: posee mayor durabilidad, ya que evita que el agua y el aire se filtren en el interior; es sumamente ligero por lo que proporciona una perfecta adaptación en logística e instalación como ningún otro panel aislante; el proceso de confección de los paneles, al ser inyectado el poliuretano en su centro, otorga una excelente adherencia a las capas exteriores.

Las cámaras de Unifrio.

En Unifrio, somos expertos en la instalación de cámaras frigoríficas, entre otros sistemas de refrigeración como los cuartos fríos y las cámaras refrigeradas. Nuestras cámaras están orientadas a satisfacer las necesidades de los negocios y las empresas, asimismo, son fáciles de adaptar a los establecimientos de las industrias.

Nuestro objetivo es diseñar y vender las mejores cámaras, así como manejar los materiales acordes a las especificaciones y necesidades de los clientes. Contamos con las siguientes cámaras:

  • Puertas para cuartos fríos.
  • Cámaras de refrigeración prefabricadas.
  • Difusores para cámaras de refrigeración.
  • Equipos para cámaras tipo frigoríficas.

Si nuestros lectores desean adquirir las mejores cámaras en el interior del país, acudan a nosotros, les atenderemos con la profesionalidad y calidez que todo cliente se merece. ¡Acérquense a nosotros! ¡Lo sestamos esperando!