En varios sectores de la industria, la temperatura es un elemento fundamental para sus procesos de producción y conservación de productos, también para satisfacer estas necesidades y procesos se requieren sistemas de enfriamiento o equipos de refrigeración.

No obstante, los equipos comunes utilizados para enfriar, refrigerar o congelar objetos, productos, sustancias o materiales, no son suficientes. Refrigeradores, frigoríficos, neveras y congeladores son equipos muy pequeños que no bastan para almacenar las grandes cantidades de mercancía que manejan muchas empresas, a veces incluso los refrigeradores y congeladores industriales resultan insuficientes y por ello es menester recurrir a las cámaras frías.

Este tipo de espacios son cuartos de diferentes tamaños, condiciones, características y capacidades, siempre provistos de sistemas y elementos necesarios para mantener ciertas condiciones ambientales, específicamente un determinado nivel de temperatura con el objetivo de conservar, preservar o almacenar productos frescos, procesados o naturales para evitar su maduración o descomposición.

Es muy común que este tipo de instalaciones se utilicen como lugares de recepción y almacenamiento temporal de mercancía, a veces casi fugaz, que se comercializará en un futuro cercano, o bien, productos que serán enviados a contenedores más pequeños (por lo general neveras).

Es natural pensar que este tipo de sistemas de refrigeración es utilizado principalmente por grandes compañías o empresas que manejan un enorme volumen de producción y mercancía, como las grandes productoras de lácteos, alimentos procesados o farmacéuticas, pero la verdad es que hay organizaciones de menor tamaño, como cocinas industriales, restaurantes, tiendas de autoservicio e incluso pequeñas tiendas que utilizan este tipo de instalaciones para conservar sus productos.

También hay laboratorios, hospitales, hoteles y casinos que cuentan con este tipo de instalaciones para mantener y almacenar algunos productos que requieren refrigeración para conservar sus propiedades e incluso como parte de su proceso de elaboración.

Cabe mencionar que las cámaras frías no necesariamente son enormes almacenes o instalaciones de gran tamaño. En realidad son espacios de diferentes dimensiones que están determinadas por las necesidades de los fabricantes y usuarios, por lo que se pueden encontrar sistemas de refrigeración de gran tamaño y con una gran capacidad de almacenamiento, y al mismo tiempo es posible ver pequeñas instalaciones cuya capacidad es mucho menor, pero suficiente para las necesidades del establecimiento.

Un claro ejemplo de esto son los pequeños espacios de alrededor de tres metros cuadrados que suelen utilizar muchos restaurantes para conservar productos perecederos que requieren refrigeración, como carne, pescado, lácteos, frutas o verduras. También hay pequeñas tiendas, por ejemplo franquicias o de autoservicio, que utilizan instalaciones para refrigeración de pequeñas dimensiones para conservar algunos de sus productos que no están de manera momentánea en mostradores.

Hay instalaciones que están diseñadas de manera específica para congelar, por lo que suelen tener sistemas reguladores y refrigerantes que mantienen un nivel de temperatura de varios grados bajo cero. Existen también espacios diseñados únicamente para enfriar y conservar, por lo que sus temperaturas son bajas, aunque no como en el primer caso.

También existen las cámaras frías que están divididas en dos secciones, una que cumple funciones de congelamiento y la otra que lleva a cabo funciones de refrigeración. En este tipo de instalaciones hay diferentes reguladores y controles para mantener los distintos niveles de temperatura en cada sección o división de la cámara para que cada una realice su función de la mejor forma.

Gracias a los enormes avances de la tecnología en la época reciente, también es posible encontrar sistemas de refrigeración que tienen la capacidad de mantener diferentes niveles de temperatura, que van desde decenas de grados bajo cero hasta varios grados sobre cero, niveles que son ajustados por los usuarios. Además, muchos de los nuevos modelos también cuentan con sistemas de rotación de temperatura, lo que es muy útil para ciertos sectores de la industria en los que el cambio constante y progresivo en los niveles de temperatura a los que se expone algún material es parte del proceso de manufactura de algún producto.

Cabe mencionar que hay algunos tipos de cámaras de refrigeración que son diseñadas y fabricadas con características específicas para almacenar un cierto tipo de materiales, materias primas, sustancias, elementos, mercancía o productos, por ello bajo ninguna circunstancia se recomienda introducir elementos para los que no fue diseñada, pues podría provocar fallas, descomposturas e incluso accidentes.

Las cámaras frías son una gran inversión a futuro, pues si bien es cierto que incluso las más pequeñas implican un alto costo, la verdad es que su rentabilidad es innegable, sobre todo cuando se trata de empresas, compañías u organizaciones para las que la refrigeración es un elemento fundamental de sus diferentes procesos.

El tiempo de vida útil de este tipo de espacios bajo las condiciones de instalación y mantenimiento adecuadas es bastante largo, pueden estar en funcionamiento óptimo muchos años y tienen la opción de ser constantemente verificados y adaptados para alargar este tiempo de vida y así lograr que la inversión sea lo más productiva y rentable posible, sin contar que su objetivo principal es conservar muchos de los productos fabricados por la empresa o materiales que esta utiliza para sus procesos de manufactura.

Adicional a esto, si se llevan a cabo trabajos de mantenimiento y optimización, como adaptar y adecuar el consumo de energía para que este sea menor, el ahorro en insumos y recursos monetarios puede resultar todavía mayor.

Sin importar la finalidad, el presupuesto, el tipo de instalaciones o el sector industrial, Unifrio es sin lugar a dudas la mejor opción, pues es la mejor empresa en México dedicada al diseño, producción, montaje, venta y mantenimiento de todo tipo de instalaciones y equipos de refrigeración, el número de clientes satisfechos con la calidad de los productos y servicios que ofrece es la mejor prueba de ello.

Por lo anterior, cuando se piensa en refrigeración, enfriamiento, congeladores, aire acondicionado, refrigeradores, cámaras frías, cuartos fríos, frigoríficos y demás sistemas de refrigeración, lo más normal, común y acertado es pensar en Unifrio.